5/3/2011

¿Eres Motivador o Desalentador?


Josué 14:7-8 (Reina-Valera 1960)
7 Yo era de edad de cuarenta años cuando Moisés siervo de Jehová me envió de Cades-barnea a reconocer la tierra; y yo le traje noticias como lo sentía en mi corazón.8 Y mis hermanos, los que habían subido conmigo, hicieron desfallecer el corazón del pueblo; pero yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios.
La primera parte de la conquista de Canaán había terminado. Josué estaba por repartir la tierra prometida a las Tribus de Israel. La tribu de Rubén, la tribu de Gad y la media tribu de Manases ya habían recibido su heredad al otro lado del Jordán, pero habían prometido y jurado ayudar al resto del pueblo a conquistar la tierra que faltaba.
En el momento que Josué se aprestaba a repartir la tierra, Caleb, uno de los doce espías, y el único junto con Josué, que había dicho que si se podía vencer a los otros pueblos en los relatos del libro de Números, hace una petición especifica a Josué: “Dame, pues, ahora este monte…
Por su valentía y su ánimo Moisés le había prometido a Caleb que recibiría el monte Hebrón, ahora 45 años después Caleb estaba viendo cumplida su promesa. Pero hay más, Caleb pide ese monte porque él sabe que los pueblos de alrededor son fuertes y que las luchas serán duras, pero también sabe que tiene un Dios que estará con él.
En su explicación de por qué quiere el monte Hebrón, Caleb dice algo que llama muchísimo mi atención, él dice “Y mis hermanos, los que habían subido conmigo, hicieron desfallecer el corazón del pueblo; pero yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios.”  Caleb hablaba de los otros diez espías. En ese momento, Caleb estuvo a punto de ser apedreado por haber dicho que si se podía, cuando los demás espías decían que era una batalla perdida. Caleb arriesgo su vida por obedecer lo que Dios había puesto en su corazón, como dice al final del versículo siete.
Hoy quiero hacerte una pregunta, ¿Eres el tipo de persona que desmotiva a otros con tus palabras o eres el tipo de persona que alienta los corazones sin importar las consecuencias?
Hoy en día encontramos a muchas personas, inclusive cristianos que son buenos para desmotivar y desalentar a otros. Personas que por dejarse llevar por la corriente del mundo y para que los demás no se enojen temen enfrentar las batallas y ganarlas. Lo que este tipo de gente no sabe, es que con su actitud de complacencia al mundo y de temor ante las pruebas lo que hacen es alejar a otros de Cristo y de la salvación.
Por otro lado, hay personas que siempre van a tener una palabra de aliento para ti porque saben que Dios tiene el control de todas las cosas. Hay personas que no temen confrontarte con tus problemas porque viven la palabra de Dios en sus vidas o porque han podido aprender de experiencias malas o desafortunadas.
Quiero motivarte hoy para que decidas ser una persona motivadora. Quiero motivarte a que decidas animar a otros sin importar las consecuencias que esto pueda ocasionarte. Si conviertes este en tu estilo de vida, veras a muchas personas recibiendo el consuelo que necesitan y veras a muchos llegando a los pies de Cristo y pasando de muerte a vida.
Gracias a: momento biblico

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More